Partido de individuales de citas en línea

¡Forjar un partido leninista-trotskista! Se derrumba el régimen del PRI - ¡Romper con todos los partidos burgueses: PRI, PAN, PRD! - ¡Ninguna ilusión en el PRD nacionalista burgués, enemigo de explotados y oprimidos! (2000) (2 - 2)

2016.05.21 16:52 ShaunaDorothy ¡Forjar un partido leninista-trotskista! Se derrumba el régimen del PRI - ¡Romper con todos los partidos burgueses: PRI, PAN, PRD! - ¡Ninguna ilusión en el PRD nacionalista burgués, enemigo de explotados y oprimidos! (2000) (2 - 2)

https://archive.is/NR7fx
Internacionalismo proletario vs.
“frente único antiimperialista”:
¡El enemigo principal está en casa!
La CTM nació de un movimiento obrero en ascenso, del cual surgieron también grandes sindicatos nacionales de industria, como el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) y el Sindicato de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos y Similares de la República Mexicana (STMMSRM). La CTM fue fundada en 1936 por una serie de federaciones sindicales (como la CSUM del PCM estalinista) y varios sindicatos industriales, como el STMMSRM, el STPRM, el Sindicato de Trabajadores Ferrocarrileros (STF), el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) y otros. La CTM nació bajo los auspicios de Cárdenas y desde un inicio estuvo atada a él y a su gobierno. De hecho, Cárdenas basó gran parte de su apoyo inicial en la Confederación General de Obreros y Campesinos de México (CGOCM) de Lombardo Toledano, que fue antecesora de la CTM, así como en el Comité de Defensa Proletaria fundado en 1935, donde los estalinistas, la CGOCM, el SME y otros otorgaron su apoyo a Cárdenas en su lucha intestina contra Calles. El pegamento final que hizo que la CTM se postrara absolutamente ante el gobierno de Cárdenas fue la nacionalización del petróleo en marzo de 1938.
Los burócratas de la CTM (incluyendo a los estalinistas, así como a Lombardo Toledano y Fidel Velázquez) y el PRM mismo se vieron obligados a hacer referencias rituales al “socialismo” para engañar a los trabajadores. Así, el lema original de la CTM era “Por una sociedad sin clases” y sus “Estatutos de la Confederación de Trabajadores de México” dicen:
“El proletariado de México luchará fundamentalmente por la total abolición del régimen capitalista. Sin embargo, tomando en cuenta que México gravita en la órbita del imperialismo, resulta indispensable, para llegar al objetivo primeramente enunciado, conseguir previamente la liberación política y económica del país.”
—CTM, 1936-1941, Secretaría de Divulgación Ideológica, CEN del PRI (1981)
Esta es, básicamente, la concepción estalinista de la revolución por etapas —robada de los mencheviques—, según la cual primero hay que luchar por una “revolución democrática” para después hablar de una revolución socialista. En realidad, esta ha sido siempre una receta para derrotas del proletariado (ver artículo “México y las lecciones de Octubre” en este mismo número). El pacto constitutivo del PRM decía que este partido burgués “considera como uno de sus objetivos fundamentales la preparación del pueblo para la implantación de una democracia de trabajadores para llegar al régimen socialista.”
El papel desempeñado por el PCM, para entonces ya totalmente estalinizado, fue un elemento crucial en la subordinación de la clase obrera mexicana a la burguesía mediante el nacionalismo. Al principio del régimen de Cárdenas, el PCM seguía aún la política estalinista del “Tercer Periodo” que llevó a que el fascismo triunfara en Alemania sin que el proletariado disparara un solo tiro. El PCM, siguiendo las directrices del VI Congreso de la Internacional Comunista (Comintern), sostenía todavía en 1935 que Cárdenas y Calles buscaban el mismo objetivo: fortalecer la dominación del imperialismo yanqui. Criticaba a Lombardo Toledano porque, aun habiendo roto con la CROM, seguía sosteniendo abiertamente que había que colaborar con el gobierno. Sin embargo, en realidad esto encubría su propia colaboración de clases. Hernán Laborde, secretario general del PCM, explicaba en junio de 1935 que la consigna era: “¡Con Cárdenas no; con las masas cardenistas, sí!”, en su esfuerzo por consolidar la subordinación política de la clase obrera a una supuesta ala “antiimperialista” de la burguesía y la pequeña burguesía. ¡Y el PCM era el ala izquierda de la CTM!
El PCM realizó una “autocrítica” a la luz de los resolutivos del VII Congreso de la Comintern, celebrado en julio de 1935, en donde se calificaba al fascismo como el principal enemigo y, por tanto, era necesario construir un “frente único” contra éste. En realidad, la Comintern se estaba adaptando al imperialismo “democrático”, y era con esas fuerzas burguesas que buscaba un “frente único”. En los países subyugados por el imperialismo “democrático”, este “frente único” conducido bajo la rúbrica de la “lucha contra el fascismo”, significó la traición de cualquier lucha por la liberación nacional y la independencia. Así, en el VII Congreso, el PCM, en palabras de su secretario general Hernán Laborde, sostenía: “es preciso reconocer que el peligro fascista nos ha hecho en cierta medida relegar a segundo plano al principal enemigo, que en las condiciones de México es el imperialismo, y particularmente el imperialismo yanqui” (citado en de Neymet, Marcela, Cronología del Partido Comunista Mexicano. Primera parte, 1919-1939, 1981).
Si bien Laborde aceptó a regañadientes la unidad con el imperialismo “democrático” contra el fascismo, en la mayoría de los periodos el refrán de los estalinistas y otros colaboracionistas de clase es el “frente único antiimperialista”. Esta es una receta para la unidad con su propia burguesía nacional “contra el imperialismo”. Los espartaquistas insistimos que en México el principal enemigo está en casa: es la burguesía mexicana, lacaya del imperialismo. El PCM, aunque no era un partido de masas, gozaba de cierta influencia en la clase obrera, derivada de la autoridad de la Revolución de Octubre. A fin de cuentas, el PCM, a la cola de Cárdenas, fue el principal responsable político de detener en corto el desarrollo de una conciencia de clase en el proletariado mexicano, impidiéndole ver la necesidad de forjar un partido para luchar por sus propios intereses de clase.
Lombardo Toledano sirvió como un alcahuete nacionalista del gobierno burgués en turno. Fidel Velázquez, sin mayores pretensiones “teóricas”, llevó los postulados del PCM y Lombardo a sus consecuencias lógicas, deshaciéndose de sus adversarios algunos años más tarde y, al final de la efímera faceta “populista” de la burguesía, disciplinando al movimiento obrero mediante la represión salvaje en lugar de la subordinación ideológica. Unos años más tarde, la CTM y el PRM/PRI abandonaron cualquier pretensión “socialista”.
El desgastado dominio corporativista de la CTM sobre el movimiento obrero está agonizando, y es necesario extraer las lecciones de la historia para no caer en las mismas trampas de la burguesía. Los dirigentes sindicales “alternativos” a los charros priístas no representan ninguna opción de clase. Su retórica y sus métodos podrán ser distintos —a veces—, pero su papel es el mismo: los lugartenientes del capital en el movimiento obrero. Por ejemplo, un tal Miguel Hernández Bello, dirigente de una disidencia sindical del SUTERM contra el charro Rodríguez Alcaine, sucesor de Fidel Velázquez, se presentó a las oficinas de Vicente Fox para rogarle, de manera patética, que éste interviniera para garantizar el desarrollo “democrático” de las elecciones internas en el SUTERM, a realizarse en noviembre próximo; Fox ni siquiera lo recibió (La Jornada). ¡Y estos son los sindicalistas “independientes”! Las ilusiones en que el presidente electo panista va a “garantizar” la democracia en los sindicatos no son distintas a las ilusiones en la “imparcialidad” de las Juntas de Conciliación y Arbitraje burguesas. Las ilusiones en la “imparcialidad” del estado burgués en general son ilusiones mortales para el movimiento obrero. Cuando el estado interviene en los sindicatos, su única intención es reglamentarlos y subordinarlos cada vez más a la clase capitalista y a su estado. El estado burgués no tiene nada que hacer en el movimiento obrero. ¡La clase obrera debe limpiar su propia casa! ¡Estado burgués fuera de los sindicatos! Los policías no son “trabajadores en uniforme”, sino los perros guardianes de la burguesía. La presencia de policías en los sindicatos representa un peligro a la existencia misma de estos: ¡Policías fuera de los sindicatos! ¡Auxilio UNAM fuera de la UNAM y el STUNAM!
El PRD burgués, especialmente después de su humillante derrota electoral, trata de posar como “amigo” de los trabajadores, las mujeres y las minorías oprimidas, como los homosexuales. Después de impulsar las reformas ampliando —de manera muy limitada— los casos de aborto legal en la Ciudad de México, publicó un desplegado en los periódicos burgueses protestando contra la decisión de la Junta de Conciliación y Arbitraje contra la huelga de Volkswagen, aceptada por la dirigencia sindical. De igual manera se “opuso” a la requisa contra la huelga de las sobrecargos de aviación de ASSA, y hoy la diputada perredista y dirigente de ese sindicato, Alejandra Barrales, introduce una iniciativa de ley para eliminar la requisa. Pero el PRD ha mostrado su naturaleza antiobrera en más de una ocasión, arremetiendo con sus granaderos contra los estudiantes del CGH en distintos momentos durante la combativa huelga estudiantil en defensa de la educación publica. Fue aquí que varios ejemplos dejaron claro el objetivo de este partido, administrar los bienes y defender los intereses de la burguesía. En el caso de la huelga de la UNAM los estudiantes fueron atacados desde el principio de la huelga por el PRD, qué usó a sus granaderos para golpearlos y encarcelarlos el 25 de mayo, el 4 de agosto, 14 de octubre y 11 de diciembre de 1999, así como el 3 y 6 de febrero del 2000, en apoyo a la Policía Federal Preventiva. Estos ataques también han sido contra maestros del SNTE, trabajadores de Chapingo y muchos otros. A eso se reduce hoy el “populismo” cardenista. Hoy, el PRD y sus alcahuetes sindicales no tienen ninguna necesidad de utilizar una retórica “socialista”, como en su tiempo se vieron forzados a hacer la CTM y el mismo PRM, para engañar al proletariado. La verborrea del nacionalismo burgués les basta. Aun así, el objetivo es el mismo: mantener a la clase obrera disciplinada, adormecida con ilusiones “democráticas” en “su propia” burguesía. El PRD no tiene otro objetivo que sostener el régimen de explotación capitalista: es enemigo de los trabajadores, las mujeres y todos los oprimidos. Las leyes bajo el capitalismo existen para impedir la movilización independiente del proletariado en lucha por sus conquistas. La clase obrera no puede jugar bajo las reglas de los patrones. ¡Abajo las Juntas de Conciliación y Arbitraje! ¡Por la independencia política del proletariado—romper con todos los partidos de la burguesía: PRI, PAN, PRD!
El Grupo Internacionalista: apologistas “de izquierda” del nacionalismo burgués
La seudoizquierda mexicana ayuda al PRD en su esfuerzo por mantener a la clase obrera atada a su enemigo de clase, cegada por la ideología del nacionalismo burgués que pretende eliminar toda diferenciación de la sociedad en clases con intereses antagónicos. Entre estos grupos seudoizquierdistas se encuentra el llamado Grupo Internacionalista (GI), formado por un puñado de desertores de nuestra organización, la Liga Comunista Internacional. Desmoralizados por el triunfo de la contrarrevolución en la URSS y Europa Oriental, desertaron del trotskismo revolucionario para buscar fuerzas de clase ajenas al proletariado y vehículos distintos a su partido revolucionario leninista para avanzar en la lucha por la emancipación de la humanidad.
En lugar de la perspectiva trotskista de la urgencia de la lucha por la independencia política del proletariado, el GI toma posición, retóricamente, con un lado de los burócratas sindicales —los “independientes”— contra otros —la CTM—. El GI trata de manipular el justificado odio de los trabajadores hacia la burocracia gangsteril cetemista, así como sus impulsos hacia la democracia sindical, simplemente para embellecer al PRD y sus alcahuetes sindicales. Mediante el uso de justificaciones seudomarxistas, el GI sostiene que existe una diferencia de clase entre los sindicatos afiliados al PRI y aquellos cercanos al PRD, siendo la violencia y prácticas burócraticas de los cetemistas su criterio aparente. Pero la demagogia no puede sustituir al análisis marxista de clase. ¡Los marxistas no utilizan la presencia de la violencia, la deshonestidad o la falta de democracia para determinar la naturaleza de clase de las cosas! En el fondo, lo que para el GI determina el carácter de clase de las distintas organizaciones sindicales es por qué partido burgués están controladas: el PRI o el PRD.
Pretendiendo aportar una “justificación ortodoxa” a su línea de que los sindicatos priístas no son tales, en un suplemento de El Internacionalista (octubre de 1998), el GI cita “Los sindicatos en la época de la decadencia imperialista” de Trotsky:
“En México, los sindicatos han sido transformados por ley en instituciones semiestatales, y asumieron, como es lógico, un carácter semitotalitario.”
Pero omiten convenientemente el siguiente párrafo del escrito de Trotsky, que desenmascara la política del GI:
“A primera vista, podría deducirse de lo antedicho que los sindicatos dejan de serlo en la era imperialista. Casi no dan cabida a la democracia obrera que, en los buenos tiempos en que reinaba el libre comercio, constituía la esencia de la vida interna de las organizaciones obreras.
“Al no existir la democracia obrera no hay posibilidad alguna de luchar libremente por influir sobre los miembros del sindicato. Con esto desaparece, para los revolucionarios, el campo principal de trabajo en los sindicatos. Sin embargo esta posición sería falsa hasta la médula.”
Su línea política capituladora en México se ha quedado, hasta ahora, en pura retórica. Sin embargo, en Brasil estos centristas llevaron su política a los hechos, arrastrando al Sindicato de Funcionarios Públicos del Municipio de Volta Redonda (SFPMVR) a los tribunales de la burguesía en tres ocasiones, en una lucha interburocrática para conservar la presidencia del sindicato en favor de su camarada Geraldo Ribeiro, un ex policía (ver el artículo “El encubrimiento del IG en Brasil: Manos sucias, mentiras cínicas” en Espartaco núm. 10, otoño-invierno de 1997). Cuando el estado burgués falló a favor de su oponente, el GI declaró que el sindicato mismo había dejado de ser tal, para convertirse en una formación arreglada por los tribunales burgueses porque la presidencia la ocupan sus oponentes políticos, ¡quienes antes eran sus compañeros de planilla!
El GI habla ahora de “sindicalismo policiaco”, haciendo una analogía con las organizaciones obreras establecidas por el agente de la policía zarista Zubátov en Rusia a principios de siglo, y tratan de incluir en la categoría a la CTM y el CT mexicanos (“Lucha de clases contra el ‘Sindicalismo Policiaco’ en Brasil”, The Internationalist núm. 7, abril-mayo de 1999). Con su tradicional estilo de citas “selectivas”, el GI pretende dar a entender que los bolcheviques se negaban a trabajar en tales organizaciones. Pero Lenin condenó a quienes argumentaban que los revolucionarios debían negarse a trabajar en sindicatos dirigidos por reaccionarios, explicando que los principales dirigentes de los sindicatos reformistas en los centros imperialistas no eran más que Zubátovs con un disfraz diferente: “Los Gompers, los Henderson, los Jouhaux y los Legien no son sino los Zubátov, que se distinguen del nuestro por su traje europeo, su porte elegante y los refinados procedimientos aparentemente democráticos y civilizados que emplean para realizar su canallesca política” (La enfermedad infantil del izquierdismo en el comunismo, 1920).
En su más reciente polémica contra nosotros, el GI trata de responder a estos argumentos sosteniendo: “El mismo Trotsky insistió en que en casos en los que no hay alternativa, hay que hacer trabajo en los ‘sindicatos’ fascistas. Esto, sin embargo, no los convierte en verdaderos sindicatos obreros. Los revolucionarios también hacen trabajo dentro del ejército de conscripción, pero eso no cambia la naturaleza de clase del puño armado del estado burgués” (suplemento de El Internacionalista, junio de 2000). Esta analogía antimarxista entre la CTM y un ejército burgués de conscripción no es otra cosa que la “justificación” de una política rompesindicatos: ¿por qué habrían de defender los trabajadores, contra los ataques de la burguesía, a una organización que no es cualitativamente distinta de un ejército burgués? En México, en 1989, Salinas de Gortari apresó al dirigente de los petroleros, Joaquín Hernández Galicia. Nadie más que la LCI protestó este ataque y explicó a los obreros que era un golpe contra la clase obrera. Nadie más que la LCI exigió la libertad para los dirigentes petroleros encarcelados. Cualesquiera que sean los pretextos del estado burgués para intervenir en los sindicatos, su única intención es subordinarlos aún más al enemigo de clase. Nadie más se opuso al golpe de Salinas contra los petroleros porque todas las demás organizaciones “de izquierda” compartían —y comparten— la línea del GI.
Mostrando que su objetivo está muy lejos de proporcionar alguna claridad política a los trabajadores, el GI jamás se ha tomado la molestia, después de decenas de páginas de polémicas contra nosotros sobre esta cuestión, de explicar a los millones de trabajadores aún organizados por la CTM y, en general, el CT, cómo y cuándo fue que sus sindicatos “dejaron” de ser tales. La razón por la cual no se han podido poner de acuerdo ellos mismos en esta cuestión es que su posición está en tan plena contradicción con la realidad y los principios elementales del marxismo, que no han encontrado la forma de “justificarla”.
Basando su posición social en el hecho de que dirigen a un sindicato, las burocracias obreras negocian los términos de explotación con la burguesía utilizando la fuerza de la clase obrera organizada como su carta. Así, al tiempo que la CTM y, en general, los sindicatos priístas se caracterizan por su servilismo ante la burguesía y su estado, también se ven obligados a movilizar a sus bases de vez en cuando. El año pasado, por ejemplo, hubo una gran huelga de miles de trabajadores azucareros, organizados por la CTM. Según estadísticas del INEGI (Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática) correspondientes al año 1998, hubo 245 huelgas estalladas en México. De estas, 103 fueron de la CTM, 68 de la CROC (también priísta), 27 de la CROM (también priísta), y 24 de los “independientes”. De 245 huelgas, un total de 198 fueron estalladas por centrales priístas. Según el GI, la CTM no es una federación sindical porque está conectada orgánicamente con el PRI; pero el PRI ya no domina al estado. Entonces, el GI tacha de imposibles (o tal vez deberíamos decir “inexistentes”) las luchas convulsivas que se extienden incluso a los sindicatos dominados por el PRI o, enfrentados a los hechos, las denuncian como “un sector de la burguesía contra otro”, según han repetido cuadros dirigentes del GI en diversas discusiones verbales contra la LCI internacionalmente. De manera nada sorprendente, esa fue la respuesta del PRD ante la amenaza de huelga por parte del sindicato del metro de la Ciudad de México hace algunos meses —una mera maniobra del PRI—.
En La enfermedad infantil del izquierdismo en el comunismo, Lenin explica:
“Para saber ayudar a la ‘masa’ y para adquirir su simpatía, su adhesión y su apoyo, no hay que temer las dificultades, las zancadillas, los insultos, los ataques, las persecuciones de los ‘jefes’ (que, siendo oportunistas y socialchovinistas, están en la mayor parte de los casos en relación directa o indirecta con la burguesía y la policía) y trabajar sin falta ahí donde estén las masas.” (Enfasis en el original)
El punto fundamental de Lenin es que los antagonismos de clase inherentes al capitalismo son tales, que estallarán independientemente de la superestructura particular del régimen capitalista. Es por esto que incluso los sindicatos corporativistas estallan huelgas y buscan hoy nuevas alianzas. Y es por ello que los espartaquistas no desechamos a esos sindicatos, sino que buscamos ganar la adhesión de los trabajadores al programa del comunismo, luchando por romper cualquier atadura de los sindicatos con la burguesía, su estado y todos sus partidos. Pero la razón del GI para desechar a la CTM, que aún organiza a gran parte del proletariado mexicano y a algunos de sus sectores más estratégicos, no es cobardía. Es un apetito y programa distintos. Para los revolucionarios, que no buscamos “influencia” en sí misma, basada en las maniobras en la cúpula de los sindicatos, sino la adhesión revolucionaria de los sectores más avanzados de la clase obrera, el punto es ganarlos a nuestro programa completo.
Trotsky continúa en “Los sindicatos en la época de la decadencia imperialista”:
“De todo lo anterior se desprende claramente que, a pesar de la degeneración progresiva de los sindicatos y de sus vínculos cada vez más estrechos con el Estado imperialista, el trabajo en los sindicatos no ha perdido para nada su importancia, sino que la mantiene y en cierta medida hasta es aun más importante que nunca para todo partido revolucionario. Se trata esencialmente de luchar para ganar influencia sobre la clase obrera. Toda organización, todo partido, toda fracción que se permita tener una posición ultimatista respecto a los sindicatos, lo que implica volverle la espalda a la clase obrera sólo por no estar de acuerdo con su organización, está destinada a perecer. Y hay que señalar que merece perecer.”
El GI encaja perfectamente en esta descripción.
El GI acusa a la LCI de haber “cambiado de línea” sobre la naturaleza de clase de la CTM. Veamos quién “cambió de línea”. En concordancia con su concepción de sí mismos como caudillos infalibles, los dirigentes del GI Norden y Negrete imaginan que, dado que ellos sostenían tal o cual posición a espaldas del partido cuando ellos todavía eran miembros de la LCI, ésta tenía que ser “la línea” de nuestra organización. Pero las acusaciones del GI son una falsedad diseñada simplemente para atacar a la LCI. No reconocíamos ninguna distinción de clase entre unos sindicatos y otros, porque la política del GEM jamás fue embellecer al PRD burgués y a sus seguidores en los sindicatos. En su suplemento mexicano más reciente (22 de junio de 2000), el GI se queja de que el GEM: “Incluso compara a los charros priístas, que ‘usan sus porros y golpeadores para mantener sus privilegios’, con la burocracia estalinista en la Unión Soviética. Ocultan la diferencia entre un instrumento directo del estado burgués, la CTM, y la burocracia gobernante de un estado obrero burocráticamente degenerado, la URSS.” En el número 22 de Spartacist en español, de 1989, cuando Norden era aún editor de nuestro periódico estadounidense Workers Vanguard y miembro del comité de redacción de Spartacist en español, en el artículo “Bazukazo contra los obreros mexicanos” sobre el ataque de Salinas contra el sindicato de petroleros, dijimos: “Muchos de los intelectuales radicales y liberales preguntan, ¿cómo se puede defender a este jefazo sindical, la personificación de los corruptos burócratas charros que han dominado a los sindicatos por décadas, y seguir llamándose un demócrata?... Los trotskistas, que comprendemos el carácter de clase de la URSS como un estado obrero a pesar de su degeneración burocrática bajo el dominio estalinista, y por tanto la defendemos contra el imperialismo, defendemos de la misma manera a los sindicatos contra los patronos a pesar de la burocracia entreguista que se asienta sobre estos reductos de poder obrero. Como escribió León Trotsky hace 50 años, ‘en el último análisis, el estado obrero es un sindicato que ha tomado el poder’ (En defensa del marxismo, 1939).” La política de la LCI siempre explicó cómo no existe ninguna diferencia cualitativa entre los charros priístas y sus contrapartes “democráticos”, porque nuestra política siempre ha estado basada en la lucha por la total independencia política y organizativa del proletariado respecto a todas las alas de la burguesía, no sólo del PRI sino también del PRD. Es el GI quien ha cambiado su orientación general, desertando del trotskismo revolucionario en busca de la satisfacción de sus apetitos oportunistas.
En México, el GI ha encontrado una fuerza burguesa a la cual capitular en el PRD de Cuauhtémoc Cárdenas, sosteniendo la existencia de un “frente popular” alrededor de ese partido burgués. El GI presenta el término “frente popular” como una frase carente de significado concreto. Pero el término “frente popular” no es sinónimo de cualquiera y toda forma de colaboración de clases. En terminos marxistas, un “frente popular” es una alianza entre partidos obreros reformistas y partidos capitalistas para gobernar en un estado capitalista. La participación de los partidos obreros es usada para camuflagear cuál clase dirige y generalmente surge en situaciones donde la burguesía necesita apaciguar obreros combativos y descarrilar sus luchas. Mientras la dirección pro-capitalista de estos partidos reformistas (a los cuales Lenin llamó “partidos obrero-burgueses”) conscientemente aparece para el rescate del capitalismo en crisis, la base obrera que tienen estos partidos está motivada por una conciencia de clase reformista; esto es, rechazan a los partidos burgueses como representantes de los patrones pero incorrectamente ven a su partido reformista como capaz de alcanzar un reordenamiento socialista de la sociedad en los intereses de los trabajadores.
Pero en México no existe ningún partido obrero de masas; el mecanismo fundamental utilizado por la burguesía mexicana para mantener a la clase obrera subordinada ha sido la ideología del nacionalismo burgués, y no el “frente popular”. El PRD es un partido burgués, simple y llanamente.
El GI trata de utilizar una cita de Trotsky de 1938 en la que sostiene que el PRM de Lázaro Cárdenas era un “frente popular en forma de partido” para argumentar contra los espartaquistas. Los centristas pasan años buscando alguna cita que pueda, sacándola de contexto, justificar su política oportunista. Así, el GI trata de sacar de contexto esa afirmación de Trotsky para implicar que su posición sobre un “frente popular cardenista” actualmente tiene alguna base marxista, dada por Trotsky. Esto es una falsedad. En una conversación informal con algunos de sus colaboradores, que fue transcrita posteriormente, Trotsky dijo:
“El Kuomintang en China, el PRM en México, el APRA en Perú son organizaciones totalmente análogas. Es el frente popular bajo la forma de un partido.”
Esta es una formulación evocativa para describir a la burguesía apoyándose en el proletariado, pero no es precisa, y es precisamente por ello que aparece únicamente en esta transcripción de una conversación informal entre Trotsky y sus colaboradores políticos. En todos los escritos publicados de Trotsky acerca del Guomindang, es concienzudamente claro que era el partido de la burguesía nacionalista y previene en contra de la subordinación del proletariado a éste. Así mismo para México, Trotsky insiste que la cuestión paradigmática para los revolucionarios es la estrategia de la revolución permanente, contrapuesta al nacionalismo burgués que se expresa en la falsa perspectiva del “frente único antiimperialista”. Como escribimos en Espartaco núm. 10:
“¿Cuál puede ser la razón de la insistencia del IG sobre la supuesta existencia de un “frente popular” alrededor del PRD? Tal vez es instructivo considerar que Stalin justificó la liquidación suicida de los comunistas chinos en el Guomindang bautizando al partido burgués nacionalista como un “bloque de cuatro clases”. Escribiendo sobre éste en La internacional Comunista después de Lenin (1928), Trotsky dijo:
“‘La famosa idea de los partidos obreros y campesinos parece haber sido especialmente concebida para permitir el camuflaje de los partidos burgueses obligados a buscar un apoyo entre los campesinos, pero deseosos también de contar con obreros en sus filas. Desde este momento el Guomindang ha entrado para siempre en la historia como el prototipo clásico de un partido de este género.’”
La razón de la insistencia del GI en el supuesto “frente popular” cardenista, no es otra que obscurecer la naturaleza de clase del PRD, un partido burgués. El GI avienta por la ventana la perspectiva de la revolución permanente para inventar un “frente popular” con componentes de la clase trabajadora sólo para capitular al PRD burgués. La historia mexicana y la realidad actual presentan un gran problema para el GI al que ellos no pueden responder. Por siete décadas la estructura básica del corporativismo en la sociedad mexicana no cambió fundamentalmente. Durante un periodo breve bajo la presidencia de Lázaro Cárdenas el gobierno se movió un poco a la izquierda para descarrilar el descontento de los trabajadores y del campesinado. Desde entonces, la estructura del estado corporativista se ha desarrollado en una dirección represiva y semi-bonapartista. Pero nada cambió fundamentalmente por siete décadas. Si, de acuerdo al GI, el predecesor del PRI, el PRM fue un frente popular, ¿cuándo y cómo éste dejó de serlo? Y ahora que a partir del 1° de diciembre el PRI dejará de estar en el gobierno, pero los sindicatos de la CTM todavía están afiliados a éste, ¿existe un “frente popular” alrededor del PRI?
¡Forjar un partido leninista-trotskista!
Los genuinos comunistas buscamos construir la más fuerte unidad posible de la clase obrera contra los explotadores capitalistas, por eso, nos oponemos a las divisiones gremiales en el proletariado, estamos por el sindicato de industria; es decir, todos los trabajadores, calificados y no calificados de una misma industria deben pertenecer a un mismo sindicato. Luchamos contra la escisión de la clase obrera en sindicatos competidores basados en diferentes tendencias políticas. La tarea de la vanguardia comunista es aclarar y agudizar las diferencias entre las tendencias políticas competidoras para reunir los cuadros para un partido leninista. En tiempo de Lenin, estas diferentes tareas políticas se reflejaron en diferentes formas organizativas: la Comintern compuesta de las organizaciones partidistas que representaban el singular programa político bolchevique, y la Profintern, que representaba la lucha por la unidad de la clase obrera en los sindicatos.
La historia ha mostrado que la clase obrera, con sólo su esfuerzo y experiencia cotidiana —sin la intervención de un partido leninista de vanguardia—, no puede desarrollar una conciencia más alta que la sindical; es decir, la necesidad de unirse en sindicatos para la lucha económica contra los patrones y el gobierno. Pero la conciencia sindical es conciencia burguesa. El sindicalismo, por sí mismo, no cuestiona el modo de producción capitalista, sino que busca mejores condiciones de explotación para los obreros en luchas contra patrones individuales y el gobierno. La lucha por la independencia genuina de las organizaciones obreras respecto de la burguesía requiere el forjamiento de un partido obrero revolucionario —el instrumento indispensable para la revolución proletaria—, que reúna a las masas oprimidas del campo y la ciudad tras el proletariado. Para este fin, es necesaria una lucha sin cuartel contra toda manifestación de la ideología burguesa en la clase obrera. Parte esencial de esto es desenmascarar a los falsos pretendientes a la bandera del comunismo, que no hacen sino perpetuar las ataduras de la clase obrera a “su propia” burguesía.
El papel de vanguardia de la clase obrera es central para la perspectiva marxista del socialismo mundial. Sólo la clase obrera tiene el poder social y la obligación de su claro interés objetivo para liberar al género humano de todo tipo de opresión. No teniendo interés alguno en la preservación del orden burgués, su enorme poder yace en su papel en la producción, su número y su organización. Como los bolcheviques de Lenin, nuestro propósito es fusionar elementos intelectuales y proletarios, para forjar el partido capaz de dirigir al proletariado a la toma del poder estatal. ¡Únete a nosotros!
http://www.icl-fi.org/espanol/oldsite/CORPOR14.HTM
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2014.09.28 23:15 margenizquierdazgz BORRADOR DE PRINCIPIOS POLITICOS

La Política tiene como objetivo el bien común, por el contrario, en los últimos años ha imperado, por lo general, el bien de unos pocos contra los intereses de una mayoría.
Como apunta Joan Subirats (prestigioso catedrático en Ciencia Política, especialista en temas de gobernanza y gestión pública entre otros temas), “Una política necesita una definición de problema más operativa, que de alguna manera indique el camino a recorrer entre la situación de partida no deseada y otra que, sin ser la óptima, sea claramente mejor que la que originó la percepción de la situación como problemática” Por lo tanto, los principios políticos de PODEMOS deben establecer cuáles son los objetivos que perseguimos para con la ciudadanía y la sociedad en su conjunto. Según el estudio nº 2921 del C.I.S.“REPRESENTACIONES POLÍTICAS Y 15M” el movimiento del 15M aglutinó varias proclamas fruto de la indignación ciudadana que se podrían resumir en las siguientes: La nuestra es una democracia poco consolidada, reducida y limitada para la ciudadanía, subordinada al poder económico en la que las decisiones vienen impuestas desde fuera de nuestras fronteras, no contempla la pluralidad, ni permite alternativas; está seriamente contaminada por la corrupción, es ineficaz porque ineficaces son sus representantes. La actividad política está profesionalizada y privilegiada, en resumen; está desconectada de la ciudadanía. Podríamos sumar a estos clamores populares un contexto de crisis de las oligarquías o gobierno de unos pocos, las cuales tienen que cambiar por una cuestión de lógica reformista, puesto que existen serias amenazas sistémicas (ecología y desarrollo, guerras interesadas, pobreza extrema, sistema corrupto, desequilibrio socioeconómico, etc.). También el contexto de la pobre acción sindical (con claras excepciones) subordinada a una patronal neoliberal cada vez más codiciosa y voraz que conlleva un retroceso histórico de los derechos laborales adquiridos en el último siglo por toda la clase obrera, todo ello amparado por las políticas de PP y PSOE mediante procesos que terminan en las puertas giratorias con bochornosas prebendas. Podríamos también hablar de la necesaria remodelación de la Constitución del 78, del hundimiento del sistema financiero, de la desproporcionada deuda Pública y de la mal llamada “Unión Europea”, en la que los intereses de unos pocos estados están por encima de los europeos del sur, de las políticas del Banco Central Europeo, alejadas de los ciudadanos o incluso de los debates institucionales que no terminan de cerrarse como por ejemplo el modelo de la configuración del Estado. Desde esta perspectiva, en PODEMOS, existirán los siguientes objetivos políticos: 
(1) Recuperar la soberanía popular mediante la participación horizontal y la democracia real y directa:
En la Revolución Francesa, la burguesía acomodada y parte de la nobleza liberal, terminaron frenando el movimiento popular asambleario convirtiendo la política en un régimen representativo, usurpando la soberanía del pueblo al momento del voto, usurpando la legitimidad popular y reconvirtiéndola en lo que hemos heredado: la democracia representativa, origen de nuestro actual sistema político. Después de haber proclamado su soberanía teórica y la delegación de los poderes en el pueblo, mantienen un control de vigilancia sobre el pueblo y llegan a limitar la acción popular fruto de una concepción burguesa de la política. Por lo tanto debemos recuperar la Democracia real y directa no solo adscrita al voto cuatrienal, sino acompañándola de consultas populares o referéndums (que en otros países europeos están a la orden del día) como instrumentos para empoderar al pueblo, para hacer que la ciudadanía sea la que, en función de sus necesidades, pueda diseñar, fiscalizar, vigilar la ejecución y evaluación de las políticas públicas. Como cita Eduardo Colombo, Hay que “redistribuir las cartas para modificar la historia”. Hay que dar ejemplo comenzando por nosotros mismos. 
(2) Recuperar la figura del político como persona honesta que sirve a la ciudadanía y no que se sirve de ella, de portavoz y no de representante, de persona ética y no de especulador o de casta de millonarios corruptos que sólo están al servicio de los poderes económicos.
El modelo político actual y el de los partidos políticos mayoritarios que los sostienen, está bajo sospecha constante y ya no es válido. Poco o nada se puede esperar de los partidos políticos actuales. La figura del político se ha convertido en una caricatura. Corrupción, paro, desafección, recortes, endogamia, etc. en un lado de la balanza y en el otro amiguismos, redes clientelares, colocaciones a dedo de familiares y amigos, puertas giratorias, etc. La balanza, llena de injusticias, se ha desquebrajado. Hemos asistido a la creencia de que para ser político no se requiere ningún esfuerzo. Hay que compatibilizar la igualdad de oportunidades (que cualquier ciudadano pueda hacer política) con la formación (no todo el mundo está formado para serlo), e intentar que las personas que ocupen cargos políticos estén preparadas y sean conocedores de la tarea que van a realizar. No se trata de prescindir de él “cuarto estado”, sino de aflorar desde él y elegir de entre todos a los más preparados, sin olvidar el espíritu inicial de empoderamiento. Con esto se evitará la contratación de asesores, los cuales son totalmente prescindibles en el caso de que se conozca la materia que se va a coordinar. En los principios éticos deberían aparecer todos los aspectos, a semejanza de un código deontológico contractual para que los responsables de PODEMOS a cualquier nivel (desde un círculo hasta una hipotética presidencia de un gobierno), deben cumplir para recuperar un cierto prestigio de la figura del político. Por este motivo la figura del político debe ser asumida como la de un servidor, no la de un representante, la de un portavoz y no la de un ente unipersonal que responde a criterios unipersonales y que actúa según su voluntad. La consulta a las bases y ciudadanos debe de estar permanentemente presente en el responsable político. 
(3) Empoderar a la ciudadanía como herramienta de hacer política de otra manera: La democracia representativa simboliza la delegación total en el político por todo el período de mandato. La figura política tiene que recuperar el sentido de ser el ejecutor de las órdenes del pueblo y no de dictador de sus propias políticas, de servidor y de enviado, de persona que coordina y no de persona que representa. De lo contrario; volveremos a caer en imponer una democracia representativa vs democracia directa. Hay que hacer política consultando a la ciudadanía y partiendo de sus demandas.
Se debe hacer política indicando tiempos y formas y cumpliendo estos como si de un contrato con la ciudadanía se tratase. En todo caso, cabe una figura política intermedia que puede servir para “estar en camino” hacia la democracia real y directa: la democracia deliberativa. Como dice Subirats no se pretende cuestionar la legitimidad general que les confiere a los políticos los mecanismos de democracia representativa, sino que propone una mejora en los procesos de toma de decisiones en relación a los contenidos o los resultados de la intervención a implementar como fortalecimiento de la democracia representativa pero en camino hacia una democracia deliberativa; se puede empoderar al pueblo mediante políticas que incentiven las consultas y formen a la ciudadanía para que mediante procesos formativos los ciudadanos puedan hacer política. La realidad es que ahora el político se atribuye la legitimidad de la democracia representativa para hacer la política a su antojo, el voto es un voto de “usar y tirar” hasta las próximas elecciones y con total impunidad, no suelen existir programas claros y, si los hay, se incumplen sistemáticamente. Es necesario el cambio político. Se debe gobernar por y para los ciudadanos y aplicando el sentido común. El neoliberalismo debe ser sustituido por un nuevo sistema económico más solidario y que acabe con todas las desigualdades y debe ser implantado con urgencia. El Gobierno y/o el Estado español debe ser el garante y debemos exigir desde este mismo momento que se pongan en marcha todas las políticas sociales necesarias dotándolas de todos los medios y de todos los fondos sociales necesarios para implantar además de forma inmediata la Renta Básica, cumplir con la ley de dependencia a lo largo de toda la geografía española. Del mismo modo debemos apostar por la formación como garantía de un futuro mucho mejor y más sostenible y por ello los estudios universitarios deben ser completamente gratuitos, especialmente para las rentas medias y bajas. Debemos crear un nuevo modelo industrial y productivo, que acabe con la pobreza y recupere el empleo por encima de cualquier otro objetivo y/o cuestión y que devuelva a las personas su dignidad y viabilidad de futuro personal y familiar. 
(4) Articular la indignación ciudadana para convertirla en revolución y cambio social:
 PODEMOS tiene que poner en manos de la ciudadanía herramientas y métodos que sean capaces de superar el problema de que los programas electorales sean construidos por “lobbies”, “trusts”, iluminados, inútiles, amiguetes, caprichosos, o desconocedores de la realidad y las necesidades sociales que además las construyen sin consultar a la ciudadanía. Debemos poner a disposición de la ciudadanía oficinas, círculos, etc. Todos estos instrumentos deben transformar las líneas políticas y someterse a la ciudadanía. Hacerse política con, desde y para la ciudadanía. Le Peletier, decía en plena revolución francesa: “cuando nadie representa al pueblo, éste se representa así mismo, y es entonces que llega a terribles excesos”. PODEMOS debe ser una alternativa civilizada, ciudadana y pacífica que se convierta en el principal instrumento por el cual se dé voz a los que no la tienen, a los indignados, a los desahuciados, a las mareas, a los parados y a todas las personas con situaciones injustas y debe convertir estas voces en líneas de acción política que termine con estas desigualdades. Pero no representándoles, sino haciéndoles co-rresponsables de la acción política y haciéndonos portavoces de su indignación. La verdadera revolución política de PODEMOS se articulará en las urnas, mediante programas electorales colaborativos ciudadanos y en la manera de hacer política, empoderando a la ciudadanía. 
(5) Innovar y Ganar las elecciones y las administraciones a diferentes niveles (local, autonómico y general), pero no a cualquier precio:
El magma social del que habla Miguel Ángel Martínez está aflorando (“la acción colectiva emerge a partir de un magma de diversidad social, mezcla y agitación, a través de las grietas que existen en el orden social o que provocan los mismos protagonistas de ese magma”). Este magma además depende de los vínculos establecidos entre los individuos, colectivos, etc. PODEMOS aglutina un magma social cada vez más cohesionado y no necesita de alianzas. Una vez que explota el volcán se hace imparable. En el caso de concurrir a elecciones, pensamos que se debería prescindir de confluencias. Las confluencias en estos momentos restan, además se está dando desde y por miembros relevantes dentro de la organización de Podemos y bajo su fáctico paraguas, un impulso que ha conseguido unir a otras formaciones, partidos pequeños y movimientos sociales en varios proyectos paralelos a Podemos y que ya no hay quien los pare. Ya no existe la posibilidad de dar marcha atrás y desembocarán inexorablemente en la división de fuerzas con la presentación a las elecciones de varias iniciativas o formaciones políticas distintas a la de PODEMOS. La “marca” PODEMOS está siendo un carro a los que muchos partidos políticos se quieren subir pero no comparten sus principios con nosotros, solo nos quieren por el interés. Si alguien se quiere subir al carro, que se “integre en Podemos como miembros de Podemos”, suscriba los principios políticos, éticos y organizativos, por escrito, de manera contractual, pero no podemos pretender ganar ayuntamientos, diputaciones, etc a costa de perder nuestros principios. Los partidos que quieran confluir tendrán que adaptar su funcionamiento al nuestro ya que de lo contrario hay cuestiones que se tendrán que resolver: 
¿cómo se puede conjugar una estructura piramidal de cualesquiera del resto de partidos con una posible horizontalidad de PODEMOS? Las redes sociales están contribuyendo a cohesionar el magma social, y lo que no se puede hacer es inyectar al magma políticas antiguas, ni acercarnos a cualquier partido existente que lo primero que tienen que hacer es desaparecer, para que desaparezca su trayectoria histórica de referencia. Hay que innovar y el precio es no pactar antes de las próximas elecciones Municipales y Autonómicas, a no ser que el “convidado, miembros individuales se inserten en Podemos” suscriban todos nuestros principios. No podemos pasar del voto de usar y tirar, a ser, el partido de usar y tirar.
Para las próximas elecciones Municipales y Autonómicas se puede llegar a confluir para gobernar Ayuntamientos y Autonomías, pero siempre que los demás acepten las políticas y propuestas básicas de Podemos que son innegociables para regenerar el sistema político. De hecho si se está creando un protocolo interno de validación de círculos por el recelo a que haya círculos que puedan escapar a los principios de PODEMOS, también los procesos de confluencia se deberían validar mediante un protocolo para asegurar que el resto de las formaciones confluyentes se adhieren a los principios de PODEMOS. El fin no justifica los medios y una de las cosas que más valora la ciudadanía es que un político sea coherente a sus principios y fiel a su propuesta programática y al electorado, y por lo tanto no les mienta o les tome el pelo, ni antes, ni durante, ni después de su “mandato” (al que nosotros ahora llamaríamos servicio). 
Debemos devolver la honestidad a la clase política.
submitted by margenizquierdazgz to podemos [link] [comments]


Como hacer Cita en Linea para obtener tu documento de ... CITAS PARA RETIRAR EL CARNET DE EXTRANJERÍA - Verifique si ... Como hacer tu cita en linea en el Consulado Dominicano en ... ¿Cuáles Son Los Pros Y Los Contras de Las Citas En Línea ... los sitios de los niños 40 citas interraciales citas centrales datación cámara Sitios de Citas Web Para Necesidades Específicas JCE ofrecerá servicio de duplicados de cédulas por citas y solo los viernes 24 HORAS EN UNA CASA DE CITAS  LLAMAN A LA POLICIA! - YouTube Parejas y Citas en Estados Unidos: ¿Cómo funciona?

  1. Como hacer Cita en Linea para obtener tu documento de ...
  2. CITAS PARA RETIRAR EL CARNET DE EXTRANJERÍA - Verifique si ...
  3. Como hacer tu cita en linea en el Consulado Dominicano en ...
  4. ¿Cuáles Son Los Pros Y Los Contras de Las Citas En Línea ...
  5. los sitios de los niños 40 citas interraciales citas centrales datación cámara
  6. Sitios de Citas Web Para Necesidades Específicas
  7. JCE ofrecerá servicio de duplicados de cédulas por citas y solo los viernes
  8. 24 HORAS EN UNA CASA DE CITAS LLAMAN A LA POLICIA! - YouTube
  9. Parejas y Citas en Estados Unidos: ¿Cómo funciona?

Este es un video de un 24 horas en una casa de citas donde me toco disfrutar por primera vez un video y espero lo compartan. Contacto/Publicidad: alex_reyesm... La cultura de las « citas online » es un elemento cada vez más importante en el día a día de los americanos. Y es que alrededor uno de cada tres parejas se conocieron a través de una página ... http://www.cibernoviazgo.com/cuales-son-los-pros-y-los-contras-de-las-citas-en-linea/ ¿Cuáles Son Los Pros Y Los Contras de Las Citas En Línea? Las citas en ... Una página web de citas con necesidades especificas es como las citas rápidas, pero en línea. La lista disponible de amigos o parejas potenciales se limita a un conjunto específico de criterios. La Junta Central Electoral ofrecerá el servicio de Duplicado de Cédula mediante un sistema de citas en el enlace citas.jce.gob.do; donde los ciudadanos introducirán sus datos y serán atendidos ... data encontrar una fecha que data puma Cupido citas individuales en línea de citas en línea soltería altos de citas en línea LDS sitios de citas puma sitios de citas individuales que data ruso ... En este sencillo video se muestran los pasos para agenda tu cita en el Consulado General de la Republica Dominicana en la ciudad de Nueva York #elecciones #DUI #elsalvador #youtuberosalvadoreño #2018 Como hacer Cita en Linea para obtener tu documento de Identidad DUI en el Salvador GANTE AN PRENDA P... Migraciones habilitó, en la Agencia Digital, la opción para pedir cita y recoger su Carnet de Extranjería.. . Ingresen a www.migraciones.gob.pe y luego a l...